El Retiro promueve el cuidado de los animales

Habitantes de El Retiro marcharon con sus animales como una forma de concientizar a la comunidad sobre la importancia de los buenos cuidados de las mascotas. La marcha estuvo liderada por integrantes de la organización Defensa Animal, creada en el Municipio de El Retiro para promover la protección de los animales.

En DOCTOR PULGAS apoyamos la iniciativa por medio de una charla de etología sobre las llamadas “razas potencialmente peligrosas”, sobre las que el Psicólogo evolucionista Carlos Naranjo, estuvo hablando durante cerca de una hora y aclarando las dudas de los propietarios: “Más que razas potencialmente peligrosas, lo que hay es propietarios potencialmente peligrosos”, afirmó el director de DOCTOR PULGAS.

Gustavo Jiménez, participante de la marcha expresó que “la cuestión es concientizar al pueblo de que por el hecho de uno tener una raza no quiere decir que sean peligrosos o vayan a matar a otros perros, es mostrarle al pueblo que pueden convivir, que no tienen la culpa, es como los eduquen”.

El alcalde de este municipio, Juan Camilo Botero, también se unió a la marcha para apoyar la sana convivencia entre animales y personas “convivamos de manera adecuada animales y humanos, cuidemos los animales, que cada dueño recoja el excremento de sus mascotas, tengan sus vacunas al día, sus medidas de protección, respetemos los animales y a quienes gusten de ellos”, fue el mensaje del Alcalde para promover la buena convivencia entre los habitantes y los animales.

Por su parte, el presidente del Concejo, Santiago Montoya afirmó que es el resultado de un trabajo en el que ya llevan años “donde al principio un pequeño grupo de personas se unieron para la defensa de los animales y luego desde el Concejo destinamos recursos para la defensa de los animales en situación de vulnerabilidad”.

En la manifestación hubo charlas para sensibilizar a los habitantes sobre el cuidado de las mascotas. Un equipo de veterinarios, la directora de la Unidad de Gestión Ambiental y la oficina de Comunicaciones también estuvieron presentes en la movilización por el bienestar de los animales “buscamos comunicar estas buenas acciones que la ciudadanía y el Gobierno local vienen adelantando”, comentó Juan Camilo Botero, secretario de productividad de El Retiro.

Movilizaciones sociales como estas son una forma de crear conciencia y promover el respeto de la comunidad hacia los animales, que muchas veces enfrentan maltratos por estereotipos y falta de tolerancia de las personas.

Cómo cuidar a tu perro en su vejez

Los perros envejecen mucho más rápido que los humanos, un canino se puede considerar viejo a partir de los 9 años, la forma en la que envejecen depende de varios factores como: la vida que han llevado, los cuidados que han recibido y del tamaño que tengan.

Es frecuente que los perros de razas pequeñas vivan más años que los que son de gran tamaño. Los huesos y articulaciones dejan de funcionar como antes lo hacían, pierden elasticidad, este es uno de los problemas que enfrentan nuestros caninos en su vejez.

Las enfermedades más frecuentes en su envejecimiento son problemas en la columna, perroadultorodillas dislocadas, artrosis, displacia de cadera, etc. Por esto es muy importante tener su peso controlado, cuidarlos del frío y la humedad, evitar excesos en su actividad física, evitar que caminen en pisos de cerámica o de madera, pues estos son lisos y pueden resbalarse fácilmente y tener esguinces y otros accidentes.

Es fundamental que nuestro fiel amigo asista con frecuencia al veterinario, tenga sus vacunas al día al igual que sus desparasitaciones. En caso de que no quiera comer ni levantarse, es importante ir al veterinario lo más pronto posible para que este lo revise y le haga un diagnóstico y, de ser necesario, iniciar una terapia.

La diferencia entre comprar y adoptar

DSC00474
Por: Carlos Andrés Naranjo-Sierra
Parece evidente pero no siempre es clara la diferencia entre comprar un animal de compañía y adoptarlo. Si usted cree que la diferencia es que por uno se paga y por el otro no, está equivocado. Allí no radica la diferencia. El contraste entre el uso del bolsillo y el corazón realmente implica otras cosas.

Las tiendas de mascotas venden perros, gatos y otras especies como pájaros y roedores, basadas en la premisa de la belleza y la ternura que nos generan los animales cuando son infantes. Las personas también buscan perros y gatos recién nacidos con el concepto comercial de “estrenar” o de que el animal no tenga “traumas” de épocas pasadas. Eso es comprar.

Adoptar en cambio implica estar dispuesto a rescatar y ayudar a un animal que se encuentra sin hogar, basado en las posibilidades económicas, de tiempo y de espacio con las que se cuenta, sin importar si es de raza, si es adulto o si sufrió algún tipo de maltrato, pues la premisa que guía la adopción es el amor, no el deseo. Cuando se ama se acepta, cuando se desea se modifica.

Si algo no cumple con nuestras expectativas, simplemente lo desechamos y buscamos en el mercado un sustituto que se acomode mejor a lo que deseamos, como un iPad o un carro. En cambio en el hecho de la adopción, estamos dispuestos a aceptar que quien necesita ayuda no siempre cumple con nuestras expectativas y estamos abiertos a la sorpresa.

Es por ello que algunas personas se tropiezan cuando intentan adoptar un animal de compañía con una actitud de compra. Realmente no quieren abrir su hogar y su corazón a un ser que lo necesita, simplemente quieren ahorrarse el dinero de la compra y/o sentir que colaboran de alguna manera. De modo que llaman a albergues y fundaciones solicitando cachorros de raza y generalmente les molesta cubrir los gastos médicos y de mantenimiento, que requieren las entidades privadas.

Comprar un animal sigue siendo una opción y no es un delito pero es una cosa muy distinta a adoptar. Si de verdad quiere adoptar un perro o un gato, es mejor que esté preparado ayudar en lo que necesita la vida y no en lo que usted desea. Finalmente de eso se trata la ayuda, de servir como escalera para que otros dejen de arrastrarse y no para que nosotros nos paremos encima de ellos.