¿Qué dicen los perros con el ladrido?      

El ladrido es una manifestación emocional y un refuerzo de posturas que usan nuestros caninos. Cuando un perro ladra no quiere decir que esté siendo agresivo, es propio de su naturaleza y varían en duración, intensidad, repetición.

El origen de las vocalizaciones es genético y está influido por el medio ambiente y los aprendizajes en el periodo del desarrollo comportamental de transición. Entender la comunicación no verbal de nuestro perro influye en la calidad de la relación que tenga con nosotros.

Cada perro tiene una serie de señales corporales, si las interpretamos de la manera correcta, sabremos qué nos está expresando nuestro canino. El ladrido, los gestos faciales o corporales; los gruñidos, los gemidos, jadeos y aullidos son las formas que utilizan los perros para comunicarse con sus amos.

Aquellos perros que ladran en exceso cuando se quedan solos, lo hacen porque sufren de “síndrome de hiperafecto” o la ansiedad por separación, es decir, están tan apegados a su dueño, que cuando no están con él, tienden a un comportamiento destructivo o a ladrar sin parar cuando el dueño los deja solos o se separa de ellos por un tiempo.

El ladrido no es un defecto que haya que erradicar, es una forma de expresión que debemos modelar y también es la forma en la que un perro reacciona ante el dolor, una enfermedad o un peligro.

Si su perro es de los que ladra en exceso, evite los gritos, los golpes y ceder ante sus reclamos. Hay veterinarios que son especialistas en comportamiento animal y pueden asesorarlo.

Actualmente en el mercado hay productos que ayudan a evitar que el perro ladre en exceso como los collares anti ladridos.

¿Qué son los collares anti ladridos?

Son collares inofensivos con” vaporizador de citronela que condiciona a los perros a dejar de ladrar excesivamente, sin peligro para ellos, los humanos y el medio ambiente”, según la empresa Multivet, fabricante de estos aparatos.

¿Cómo funcionan?

El Doctor Stéphane Meder explica que “cuando el perro ladra, el sensor electrónico de este collar anti ladrido vaporiza citronela o un gas sin olor. El animal ve, huele, siente y escucha produciéndose un efecto disruptivo, es decir, un estímulo poco común que va a bloquear la secuencia comportamental que se está presentando y orientará al animal hacia una corta secuencia exploratoria”.

Lo anterior no le genera dolor al perro, solo permite regular los ladridos excesivos. Sin embargo, el doctor Meder aclara que el collar antiladridos “no representa una solución duradera y además puede desencadenar uno de los efectos secundarios más graves, como es la agresividad en contra de quién lo ejerce. Además se debe considerar como prioritario el confort de los animales y su seguridad”.      

El período del desarrollo más importante en un perro es justamente el de la “socialización“, ahí están las razones de los problemas de comportamiento como los ladridos excesivos. Si hay una socialización insuficiente con otros canes, con otros humanos diferentes a su amo, el perro puede desarrollar miedos o ansiedad frente a varios estímulos, que expresará mediante ladridos prolongados y repetitivos.